MASONERIA: SIMBOLOS Y RITOS. Francisco Ariza. Ed. Symbolos. Barcelona 2002. 220 pp. Indice. (2ª ed.: La Masonería. Símbolos y Ritos. 280 págs. Libros del Innombrable, Zaragoza 2007. Col. Golpe de Dados nº 63. ISBN: 978–84–95399-81–6).

El director de la revista telemática de estudios masónicos El Taller, ampliamente difundida entre las obediencias masónicas de España y Latinoamérica, nos ofrece un interesantísimo volumen cuyo propósito está claramente expresado en su título. La Masonería es lo que sus símbolos y sus ritos revelan.

Esta idea aparentemente simple, avalada unánimemente por los Old Charges y por los manuales de instrucción y catecismos masónicos de todas las épocas, es la clave de bóveda del método masónico, la razón de por qué, aun en este tiempo crepuscular del ciclo de nuestra civilización –cuya aminoración espiritual también ha afectado al vigor de sus organizaciones iniciáticas–, sigue existiendo la posibilidad de una iniciación plenamente efectiva en el seno de la Masonería.

Así, mientras que muchos masones (tememos que la inmensa mayoría) actualmente contemplan los ritos de apertura y cierre de la logia como una especie de procederes administrativos que enmarcan el verdadero núcleo del orden del día de las tenidas y que quizás convendría abreviar en beneficio de las cuestiones organizativas y filantrópicas, lo cierto es que dichos ritos, legados por la antigua masonería operativa, han "permitido que se continuara conservando la descripción simbólica de la Cosmogonía, y por consiguiente, la posibilidad de acceder a su conocimiento y comprensión. De esta manera lo fundamental del Arte Real masónico, que ejemplifica el proceso que conduce a ese conocimiento, se ha perpetuado a través del tiempo, y con él el Espíritu de esta organización iniciática de Occidente" (p. 53).

No es que en el tránsito de la masonería medieval a la denominada masonería especulativa se haya perdido la memoria de los principales ritos masónicos y que sólo se haya podido rescatar del olvido –a modo de unos restos arqueológicos o de un premio de consolación– los rituales de apertura y cierre de la logia, el adornado del templo y algunas ceremonias y narraciones míticas. Sin negar la aminoración a la que antes nos referíamos ni tampoco las distorsiones que se introdujeron en los rituales y las leyendas del oficio a partir del siglo XVIII, la Masonería continúa siendo "una tradición viva con todos los elementos necesarios para hacer efectiva la realización espiritual" (ibid.), puesto que los símbolos, los ritos y los mitos que ha conservado –a la cabeza de los cuales se hallan los ritos de apertura y clausura de la logia, y en su centro, el de la muerte y la resurrección del maestro Hiram– son los soportes fundamentales para la transmisión eficaz de la influencia espiritual, y a la vez, los catalizadores que permiten el despertar de la intuición intelectual o visión del corazón, es decir, de la facultad sobrehumana que nos hace capaces de conocer (y por tanto, de ser) lo que los símbolos masónicos significan. Cuando se produce una inundación o un incendio, se procura poner a salvo aquello que es más valioso –el tesoro– y no lo accesorio; del mismo modo, en el tránsito de la masonería operativa a la especulativa, lo que se ha conservado no son unos manuales de protocolo, sino los ritos que permiten que la Masonería continúe siendo lo que es y siempre ha sido por encima de todo: una vía iniciática.

Masonería: Símbolos y Ritos es un compendio de trabajos que Francisco Ariza ha publicado en la revista SYMBOLOS a lo largo de más de una década así como de otros textos inéditos de la pluma del autor, engarzados unos y otros con maestría para conformar una bella síntesis, una verdadera obra artística en el sentido propio de dicho término, puesto que este volumen trata del Arte Real –es decir, de la mayor de las artes transmitidas al hombre por la deidad, en la que la materia prima es su propio ser–, de sus herramientas y de su método. Los símbolos masónicos (los instrumentos de la construcción, los números, las formas geométricas, etc.) son ante todo "vehículos de la edificación interior, del templo espiritual, que está en la esencia misma de lo que ha sido y es la Masonería, la cual nos enseña a conocer el sentido iniciático de su Arte, pues sólo a través de ese conocimiento podemos realizar, u operar, en nosotros mismos los principios derivados de él. En este sentido no debemos olvidar que existe una permanente correspondencia entre el aspecto sensible o exterior del símbolo y lo que éste manifiesta en su realidad más elevada y trascendente. Por esta razón al Arte Constructivo también se le ha llamado el 'Arte Real', idéntico a la 'Gran Obra' de la Alquimia" (pp. 9-10). Y el autor añade: "A este respecto, no importa que los masones de hoy no levanten edificios. Lo realmente importante es que esos mismos principios o ideas pueden ser conocidos a través de los símbolos que decoran las logias y templos masónicos, el más importante de los cuales es justamente el que se refiere a quién es verdaderamente el Autor de cuyo Pensamiento surge la Gran Obra de la Creación, conocido con el nombre de Gran Arquitecto del Universo, que es el Principio Supremo, la verdadera clave de bóveda o piedra angular del templo masónico, siendo bajo la influencia de ese Principio que los masones realizan sus trabajos dentro de la Logia, unos trabajos en los que se aúnan el estudio de los símbolos y la práctica del rito, gracias a lo cual la propia Logia se torna un espacio significativo análogo a la misma estructura del Cosmos" (pp. 10-11).

Las 220 páginas de Masonería: Símbolos y Ritos, al igual que los numerosos trabajos que René Guénon escribiera sobre la Masonería y que Francisco Ariza glosa en su libro, configuran un fiabilísimo auxiliar en el viaje hacia la comprensión intelectual –más allá de lo mental– de los símbolos y la asimilación de las energías contenidas en ellos, esto es, de la efectivización de la iniciación en el oficio de constructor del templo interior, un viaje que a algunos puede parecer extraño puesto que requiere de muy pocos desplazamientos (o más bien, de ninguno). Por ello, estamos convencidos de que esta nueva publicación de SYMBOLOS tendrá en el ámbito latino y americano, y aun más allá, una repercusión semejante a la de la revista telemática El Taller, sitio web con el que tienen establecidos vínculos muchos portales masónicos. M. G.

 
 
 
HOME PAGE
 
ARTICULOS
 
DOCUMENTOS
 
LIBROS
 
 
 
 
©  G. L. O. L. y A. 2013